jueves, 26 de marzo de 2015

Khôl árabe, delineador súper duradero en la línea de agua, ¿cómo aplicarlo?

¡Hola hola a todos!

Hace mucho (dos años, de hecho), escribí una entrada sobre perfiladores. Hablaba de los tipos que existen en el mercado, daba trucos de cómo utilizarlos y explicaba cuáles duran más tanto en el párpado, como en la línea del agua.

Podéis leerla, aquí.

Pues continuando con el tema, voy a ir creando una serie de entradas sobre cómo utilizar cada uno, y hoy, debido a que es uno de los más complicados de utilizar para la mujer occidental, pero quizás de los más duraderos que hay, os voy a hablar del khôl árabe.

El khôl es un polvillo negro compuesto a base de ingredientes naturales que se usaba en culturas egipcias, árabes, indias y africanas como protector de los ojos ante la arena, el sol, infecciones y otras agresiones. Este producto lo usaban tanto mujeres, como hombres y niños, ya que no se consideraba que tuviera una finalidad estética en principio. 

Se supone que no irrita la mucosa del ojo, y además fortalece las pestañas y protege la vista. 

No se deben de comprar khôls artesanales debido a que los comerciales pasan controles de calidad para asegurar que están libres de plomo y antimonio, y los artesanales no pasan control ninguno.

 Se utiliza sobre todo para delinear la parte interna del ojo o línea de agua y en general, no se aconseja utilizar el khôl en polvo para fuera de la línea de agua aunque no pasa nada por hacer un pequeño difuminado con él a ras de las pestañas. De hecho, a mí me gusta remarcar todo el contorno del ojo con él para intensificar la mirada (incluso se podría utilizar como sombra, pero no lo recomiendo debido a su difícil manejo a la hora de difuminar y menos, sobre párpados con tendencia grasa). 

Hoy es muy usado en los países árabes por las mujeres que destacan su mirada con él, haciendo el blanco de los ojos más azulado y más llamativo. 

En cuanto a su aplicación, deciros que este polvo mancha muchísimo, con lo que las primeras veces que lo inutilicéis, es muy posible que os pongáis perdidas las mejillas. Para no echar a perder todo un maquillaje preparado anteriormente, aplicad antes de nada el khôl y así evitáis problemas, ya que también son difíciles de quitar los restos. Eso, o si decidís aplicarlo con el maquillaje ya finalizado, poneros una buena cantidad de polvos sueltos por todas las mejillas para barrerlo todo junto después. Sigo explicando en las fotos.


Yo tengo éste de la marca Hashmi (creo que es árabe, aunque lo cierto es que no entiendo nada de lo que pone en el blíster en el que venía...). La diferencia con otros es que contiene el aplicador en su interior y lo más importante: que no contiene plomo (los artesanales sí lo contienen y llegaban a causar hasta ceguera).
Lo compré en una tienda de productos marroquíes en Zaragoza y recuerdo que fue muy baratito.



Aplicación:
1. Abrir el bote y mojar el palo en los polvos. No os paséis en cantidad para no derramar producto que el polvo es híper pigmentado y ultrafino. 
2. Quitar el exceso de polvo del palo. 
3. Apoyar el palo en la línea de agua del párpado inferior, en el extremo del lagrimal, cerrad el ojo y deslizad. 
Sí, lo que oís, en teoría, se aplica con el ojo cerrado, extendiéndolo a lo largo de toda su extensión. (foto siguiente)


Tal que así....


Y éste es el resultado.


 Aunque yo, que soy bastante rarita con el tema de los ojos, utilizo para aplicar el khôl, un pincel de punta finita, de los de aplicar eyeliner. Lo humedezco con agua y lo escurro para que el polvito se adhiera bien sin caerse sobre la piel. Y así, empiezo a aplicarlo.

Y empiezo a pintar la línea del agua,es decir, el ojo, por dentro.


Pintamos toda la zona interna, desde el extremo externo hasta el lagrimal, incidiendo muy bien en éste, por abajo y por arriba.


Yo, cuando ya he pintado la parte interna, contorneo el ojo por fuera, con muy poquita cantidad para no emborronar nada. Es importante matificar bien para que no se corra con las horas.
La parte interna no sólo permanecerá intacta, si no que hasta costará eliminarla, a no ser que le apliquemos desmaquillador con un bastoncito de algodón.

Y aquí, el resultado final. ¿No os encanta?

Seguiré con el tema de los delineadores, que tan en boga están actualmente.

Para cualquier duda, podéis dejarme un comentario aquí en el blog, mandarme un correo electrónico a cmg.makeupa@gmail.com, o escribirme en mi perfil de Facebook, o en el de Instagram.
Y si quieres saber más, suscríbete al blog y entérate de todas las entradas.

¡Muchos besos!

Cris.






No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!