miércoles, 2 de octubre de 2013

"AdelGOZA" a partir de los treinta V: ¿Cómo me siento con la dieta Dukan?

¡Hola hola mis tesoooroooos (dicho a lo Golum)!

¿Cómo estáis? Yo, ¡encantada de la vida!

Hoy hace diez días que empecé con la dieta Dukan y me siento fenomenal. He debido ser uno de esos afortunados que no se sienten flojos, ni se encuentran mal, ni a los que les cambia el estado de ánimo, porque hidratos no comeré...pero estoy ¡que me como el mundo!

El lunes, tras una semana de dieta (quiero pesarme una vez a la semana para no desmotivarme ), me subí a la báscula y tachánnnnn...¡había perdido 1 kilo y 300 gramos! ¡bieeeeennnn!

Y diréis, pues no es para tanto...y yo os digo: está fenomenal, mi idea era ir perdiendo así, porque cuando pierdes demasiado rápido, es cuando lo recuperas en dos cocidos que te comas.

Comentaros, esó sí , tres pormenores que sí he notado (y digo pormenores, porque tienen fácil solución).

1. Me ha dolido la cabeza levemente al despertar. Yo soy muy de dolor de cabeza, incluso he tenido temporadas de sufrirlo a diario y épocas de migrañas fuertes. Pero, estas pequeñas cefaleas has sido tan leves, que sólo un día tuve que tomar analgésico, los demás, se me pasó al ir entrando en calor.

2. Estreñimiento. Pues sí, al no tomar fruta ni verdura (hasta el viernes pasado, que ya empecé), ni nada de fibra aparte de los salvados, mis intestinos decidieron que no trabajaban más. Pero lo solucioné fácilmente tomándome mi cucharada sopera todas las noches de semillas de lino (entre 1 y 2 euros, en herboristerías y supermercados).




Éstas no se digieren, se eliminan tal cual, con lo que no engordan nada y además, bebo muchíiiisima agua (fundamental para estas dietas hiperportéicas, chicos)
.
Así que, aunque no he vuelto a la normalidad absoluta (yo soy súper regular de normal), estoy bastante mejor.

3. Aunque no apenas lo noto, y, evidentemente, a mí no me afecta, noto a veces que tengo un aliento "rarito", muy normal cuando el cuerpo entra en cetosis (al no ingerir hidratos, tu organismo quema rápidamente grasa de tu propio cuerpo al no encontrar otra fuente de energía, a raíz de este proceso, se liberan los cuerpos cetónicos, que se eliminan por el aliento y por la orina). Lo que hago es, lavarme los dientes con interés y decicación, utilizar colutorio y sobrevivir con caramelitos de menta (sin azúcar, of course).

Por lo demás, estoy muy bien. Además del peso perdido, me noto la cintura más afinada, menos tripita y la cara menos peponceta.

En cuanto tenga un rato, os cuelgo un vídeo sobre mi experiencia.

Y ahora, algunas fotos de los menús que voy colgando en mi cuenta de Instagram y en mi página de Facebook.



                                          Café con leche y bizcocho Dukan.





                                                           Berenjenas rellenas.


 


                                          Brécol (en el micro) y salchichas de pavo con mostaza.




                                         Tortilla (dos claras y dos huevos) de cebolla.





De todas maneras, no intento hacer apología de esta dieta, de hecho, en el vídeo que colgaré doy mi opinión completa sobre ella (hasta el momento, ya que yo sólo llevo diez días, y está claro que para opinar tienes que conocer, queridos), sólo os cuento cómo me siento yo hasta la fecha.

Un besote y suscribirse, ¡jopetas! Ahora es tan fácil como darle al botoncito de Bloglovin (o a la torre Eiffel de la derecha).

Cris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!