jueves, 27 de junio de 2013

Los autobronceadores. Todo sobre el bronceado artificial.

¡Hola hola a todos!!

Y pensaréis, ¿pero dónde se había metido esta chica? Ay, sí, sí, ya lo sé, pero es que entre que ahora es época de mucho trabajo (bodas y esas cosas) y que me cogí unas minivacaciones para irme a Londres, pues es que no he parado, pero bueno, iré haciendo mis deberes...


Hoy quiero hablaros de los autobronceadores, de su fama, de cómo utilizarlos correctamente, y de otros medios, igual de saludables, para estar bronceado.


En primer lugar, ¿cómo funcionan?


Bueno, debemos tener clarísimo en todo momento, que los autobronceadores no generan secreción de melanina, es decir, NO PONEN MORENO DE MANERA NATURAL. Recalco tanto esto porque significa que nuestra piel no va a estar más protegida de los rayos del sol, ya que simplemente está teñida.
Así que deberemos, siempre, utilizar protección solar cuando nos expongamos al sol.

Lo que los autobronceadores hacen es provocar una reacción química. Se basan (tanto los que se utilizan en casa como los profesionales tipo aerógrafo o Caña de azúcar) en un principio activo, la Dihidroxiacetona (DHA), que, al aplicarse sobre la piel, actúa con las proteínas de ésta, generando unos pequeños compuestos coloreados que simulan el color de la piel bronceada. Pero es algo meramente externo, es decir, sólo tiñen la parte más externa de la piel.




Su fama.


Hasta no hace mucho, la gente que rechazaba este sistema, lo hacía por tres motivos fundamentales:

1. Su color: antes, los autobronceadores solían dejar la piel de un tono anaranjado bastante artificial. Tras muchísimos estudios, esto se ha corregido, obteniendo, incluso, diferentes tonos de autobronceador para poder adaptarlos al tono de tu piel.
Las fórmulas actuales dejan un color mucho más bonito y natural que las de antes.

2. Su olor: también, los autobronceadores antiguos tenían un fuerte olor químico no muy agradable. Pero con el tiempo esto se ha ido corrigiendo y la mayoría huelen bastante bien.

3. La forma de aplicación: esto, queridos, para los autobronceadores de aplicación casera que vienen en bote, apenas ha cambiado, pero eso lo explicaré más adelante.
Lo que sí ha sido un avance significativo es el sistema de aplicación profesional, que evita que tú manches tus manos y permite un bronceado homogéneo y precioso, por medio de, por ejemplo, la aplicación con aerógrafo.

Además de todos estos avances, yo lo recomiendo encarecidamente si con su uso evitamos exposiciones desmesuradas al sol. También, lo recomiendo en casos de vitíligo, o enfermedades o problemas de piel que no reciben bien el efecto del sol.





Es un método, fácil, barato y saludable de estar moreno, sin ningún efecto secundario o perjudicial para la salud.


Modo de aplicación.


Aquí voy a incidir mucho en el "antes", porque es igual o hasta más importante que la correcta aplicación en sí.

Antes de utilizar un autobronceador es imprescindible haber exfoliado e hidratado la piel en profundidad.
¿Por qué? porque al exfoliarla eliminamos todas las células muertas excedentes y afinamos las zonas con exceso de queratosis, como codos o rodillas u otras articulaciones que tienden a acumular exceso de piel muerta.

Por eso, el exfoliarnos en casa con un producto exfoliante o con un guante de crin, o el ir a nuestro salón de estética y que nos hagan el tratamiento completo allí, es fundamental como paso previo.

Pero después de un buen peeling es siempre necesaria una buena hidratación, por lo que deberemos aplicarnos una crema hidratante por todas las zonas que vayamos a broncear, para devolver a la piel su jugosidad y elasticidad natural, evitando, así, que el producto impregne más las zonas secas y deshidratadas.

Esto lo realizaremos uno o dos días antes del autobronceado, ya que si autobronceamos la piel recién hidratada, el producto no pigmentará bien.

Una vez hecho esto, podemos optar por broncearnos nosotros mismos o ir a un salón de belleza.


Autobronceado en casa.


Existen autobronceadores de mil marcas y formatos. Los hay faciales y los hay corporales. En crema, en gel, en spray o en toallitas.





Bueno, pues el sistema es siempre el mismo:

Podemos aplicar una bolita de producto en nuestra mano y, con cuidado de aplicarlo homogéneamente, ir deslizándolo por toda nuestra piel.
Debemos tener cuidado con las zonas más rugosas (codos, rodillas, nudillos, pliegues...) porque se puede acumular en ellos exceso de producto y oscurecerse más.
También hay que tener cuidado con las uniones del cabello, como cejas, y contorno del pelo, ya que puede pasar lo mismo.

Por esto, yo os recomiendo autobronceadores que tengan algo de color, para saber si lo estamos repartiendo bien, los que vienen en forma de crema blanca, se los recomiendo a los más expertos.

Una vez aplicado, nos lavaremos las manos en profundidad o ya veréis como se quedan totalmente anaranjadas del exceso de producto acumulado.
Si esto pasase, podemos exfoliarlas hasta que se vaya eliminando el tono.

Pero resulta que he probado un invento de estos que te cambian (por un ratito) la vida y te la hacen más fácil: la manopla para aplicar autobronceador.





Yo compré ésta en Primark por  2,50 €  y es una gozada.

Te permite aplicar el autobronceador de manera super rápida, más precisa, y sin mancharte las manos en absoluto.

Merece la pena, totalmente.

Seguro que la venden en más sitios, para los que no tenéis Primark en vuestra ciudad.



Luego, dejamos que seque sobre la piel y nos vestimos con ropa que no nos importe que se pueda manchar, ya que a veces se tiñe un poco (se lava fenomenal en la lavadora).

Lo dejamos unas horas (ideal si es toda la noche) y ya podemos ducharnos.


Aplicación en el salón de belleza.






Lo mismo, deberemos tener la piel bien preparada, por lo demás, nos lo harán todo allí. Generalmente, además, tienen diferentes grados de tonalidades para adaptar a tu piel.

Recordad ir con ropa que no sea clarita ni muy ajustada para ni mancharla, ni estropear el resultado.



¿Y después?


Bueno, sabed que el autobronceador se va eliminando progresivamente con la regeneración natural de la piel, así que hay que ir manteniéndolo y repitiendo la aplicación cada X días (depende de cada piel, pero yo lo voy repitiendo cada 3 ó 4 días).

Cuanto más hidratada mantengamos la piel, mejor y más largo será el resultado.

Si lo que queremos es acelerar la eliminación (porque nos hayan quedado ronchos o cercos, o porque sí), procederemos a exfoliar la zona o toda la piel.


¿Cuál elegir?


Bueno, yo he probado muchas marcas. Desde las más económicas hasta algunas menos. Y he visto algunos que no me gustaban por alguna razón y otros que sí, en cualquiera de estas marcas.

Es cuestión de ir probando cuál le va más a tu piel, cuál te es más cómodo....



Lo que sí os digo que las toallitas (Comodynes o Deliplus me gustan) son muy prácticas y dan buen resultado y también repito que es más cómodo aplicar uno que esté coloreado, para ver si lo estamos aplicando bien.


Otro sistema práctico es el de esas cremas hidratantes que contienen una pequeña cantidad de DHA y que, con el uso continuado, te van tiñendo la piel de una manera muy natural. No broncean tanto, pero doran la piel.

Yo estoy usando esta de Deliplus, y me está yendo muy bien.





También deciros que personalmente me parece que no es necesario comprar uno específico para rostro, porque la formulación es la misma y suelen ser bastante más caros.

Yo usé el de rostro y el de cuerpo de Biotherm, excelentes, pero bastante caretes, y al acabarse el de rostro, me apliqué el de cuerpo en la cara y es absolutamente igual, queridos.


Para acabar, deciros que también existen tintes de piel sin autobronceador, generalmente resistentes al agua, e ideales para ese día que te quieres poner un short pero tienes las piernas más blancas que los polvos de talco.
Lo aplicas donde quieras, lo dejas secar y te vistes. Duran fenomenal. Para retirarlos, eso sí, el agua sola no basta, hay que darles con gel de ducha e incluso con alguna esponja o guante de crin.


Si tenéis cualquier duda, no dudéis en escribirme, ¿vale?

¡Espero que os haya servido!

Cris.


4 comentarios:

  1. Hola, hola Crís, hablando de autobronceadores. Como dices tu, los hay de todas clases. A mi me ponen un poco nerviosa, porque se te quitan enseguida y es un poco pesado dártelos. En la cara, yo creo que se quitan con lo que utilizas para desmaquilla rte., por lo menos a mi. He usado el de Sephora, y me dijeron que la mejor manera de dártelo, es con guantes de caucho. No lo he probado. Y al final, quieras que no, manchan un poco la ropa. Por eso, me dan pereza. Un besito. Tita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola Tita!

      Tienes razón en lo de que en la cara dura menos, y claro, aunque nos duchamos a diario, la limpieza que nos hacemos en el rostro es más exhaustiva que en el resto de la piel, por eso el autobronceador se va retirando antes, sí. Yo lo que hago es repetir la aplicación más a menudo.
      Puede dar pereza, pero cuando le coges la maña, lo haces en un segundo.
      Un beso.

      Eliminar
  2. hola buenos dias , yo tengo vitilico desde hace muchos años tengo casi todo el cuerpo blanco trasparente ,hace unos años descubri los bronceadores de caña de azugar y esty encantada pero cada 7 dias ir a un salon no me lo puedo permitir y estoy pensando comprarme un aerografo , pero los encuentro de muchos precios y me gustaria saver si valen indistintamente para los produsto de caña de azugar o tiene que ser aerografos para hda solamente?? gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola!
      En primer lugar perdona, que he tardado muchísimo en responder!!
      Y decirte que la caña de azúcar también contiene hda y se trabaja igual, con lo que cualquier aerógrafo te servirá. Eso sí, si cambias de marca, consulta si el producto es compatible con cualquier aerógrafo y listo.
      Gracias y perdona otra vez! :)

      Eliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!