jueves, 4 de abril de 2013

Los colores y el círculo cromático aplicados al maquillaje.

Como una parte fundamental de este blog va a ser el maquillaje, pienso que es importante hablaros del color y del círculo cromático (significa, literalmente, círculo del color), ya que, la elección de los tonos que se eligen en los maquillajes, se basan en él y en su sistema de tonos afines o tonos en contraste.
Voy a intentar explicarlo de manera sencilla, pero quiero sentar las bases del color para que podáis entender porqué unos colores favorecen más a unas personar que a otras.
 Los colores complementarios (es decir, los que al colocarlos juntos, por ser tonos de máximo contraste, hacen que el otro resalte llegando a su máximo) son los que se sitúan justo enfrente del otro, y son: -del rojo, el verde -del azul, el naranja -del amarillo, el violeta.
 Rojo, amarillo y azul, son los colores primarios, de los cuales, al combinarlos, obtenemos todos los colores secundarios
Pues bien, a la hora de maquillarnos, podemos optar por el método de armonías (utilizar colores cercanos y similares), que da un efecto más suave, aunque muy favorecedor, o el de contrastes (utilizar complementarios u opuestos), que da muchísima más fuerza al resultado. 
Por ejemplo, para resaltar al máximo el color de ojos de una persona, la maquillaremos con los colores complementarios: a una persona con ojos verdes, le resaltará más maquillárselos con tonos rojizos, granates, morados con tendencia a rojo, rosas fuertes...
 Espero haberlo explicado bien sin sonar a rollazo....:)

Aquí veis, en el centro, la pirámide de los colores primarios. De ellos, al combinarlos, nacen los secundarios, los que forman parte del círculo.
 En esta foto, os enseño los diferentes matices que nacen de mezclar los primarios. 

Para saber cuál es el complementario u opuesto de cada uno, sólo hay que seguir una línea imaginaria que parta de cada color hasta el de enfrente. Así, del rojo, será el verde, y del vino, el verde limón, y así, sucesivamente.

Como veis, hay una
línea central que separa los colores cálidos de los fríos, muy importante también para elegir los colores que nos favorecen a cada una. 
Las pieles, generalmente, se diferencian en dos tonalidades, las que poseen una tendencia al rosa (normalmente las pieles claritas, las nórdicas....) y las que tienen un subtono amarillo (la típica piel de española morena, las pieles de color, cetrinas, asiáticas, de etnia gitana, de los descendientes de  los pueblos precolombinos, etc.).
Con lo que, es fundamental tener en cuenta este factor, a la hora de elegir la totalidad del maquillaje, desde la base y los correctores, hasta las sombras y labiales.
Es por esto que no a todas nos favorecen los mismos tonos, ni la misma ropa, ni el mismo esmalte de uñas, etc.
  
En siguientes entradas os hablaré de qué colores elegir según tu color de piel o de ojos, qué es lo que favorece y qué es lo que no.
¡Un besito!
Cris.
 

1 comentario:

  1. Esto de los colores es muy interesante. La verdad es que muchas veces nos guía,os por colores que nos gustan y seguramente no son los apropiados. Pero aquí está Cris, par enseñárnoslo. Un beso fuerte. Tita

    ResponderEliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!