martes, 26 de marzo de 2013

Remedios naturales contra el dolor de garganta.

Hoy, queridos, voy con un consejo sobre salud y a hablaros de algo que me fascina, lo sabia que es la naturaleza y lo útiles que son algunos remedios naturales.
Como yo soy muy dada a tener problemas de garganta, y cuando me da fuerte se me ponen las amígdalas como pelotas de golf y un dolor de garganta de aúpa, hoy os voy a hablar de remedios naturales para el dolor de garganta.
Entre ellos están algunos de mis productos multiusos favoritos, como el bicarbonato sódico (fabuloso, entre otras cosas, como tratamiento antiacné), el vinagre (buenísimo acondicionador para el cabello), el ajo (el antibiótico natural por excelencia) y el aceite del árbol de té (éste, lo utilizo para casi todo...) 
Por supuesto, recomendaros que antes de nada, vayáis al médico y sigáis sus consejos, pero bueno, que estos productos son naturales como la vida misma y no van a interferir en otros tratamientos. 
Así, os voy a ir enumerando los diferentes remedios:
1. Hacer gárgaras con medio vasito de agua con una cucharada de bicarbonato sódico (se compra en cualquier supermercado y vendrá a costar sobre 1 €). 
 
El bicarbonato sódico ayuda a sanar especialmente las infecciones de la garganta e incluso, hacer estas gárgaras, sirve para prevenir la gripe. Así que, como consejo de salud, éste es especialmente valioso, ya que, además de sanar las molestias en la garganta, protege contra una enfermedad que requiere más cuidados, como la gripe. 
Y es que se ha comprobado que el bicarbonato tiene la propiedad de contrarrestar el efecto de bacterias, gérmenes, hongos y levaduras, lo que le hace el perfecto aliado para casos en los que (por ejemplo, el embarazo) no se puede tomar ciertos medicamentos. 
2. Hacer gárgaras con agua y una cucharada de vinagre de manzana. 

El truco está en preparar una solución con un vaso de agua y añadirle una sola cucharada de vinagre de manzana. Se mezclan bien los líquidos y se hacen gárgaras al levantarse y antes de dormir. Si las molestias de la garganta persisten durante el día, se puede realizar como complemento, (ésto con cualquiera de los otros dos tipos de gárgaras mencionados). 
3. Hacer gárgaras con agua y aceite de árbol de té. 

Agregar 5-10 gotas de aceite del árbol de té a media taza de agua tibia y hacer gárgaras 3-4 veces al día hasta calmar el dolor. Este aceite tiene un gran valor por sus comprobadas propiedades antisépticas para combatir infecciones virales, bacterianas, hongos... Yo utilizo éste, de la marca Ancient Wisdom, producido en todo su proceso en España, de la mejor calidad, prensado en frío y con un alto porcentaje de pureza, (además, es super económico, sobre los 5 €) pero encontraréis otros en herboristerías.


Pero, si lo vuestro no son las gárgaras, os doy otros dos remedios diferentes, y no por ello, menos efectivos:
 1. Por un lado, recomiendo combinar en una taza de agua caliente, dos cucharadas de miel de abeja natural con uno o dos limones recién exprimidos. 
Este brebaje te ayudará a recuperarte de la resequedad en la garganta y a aliviarte más pronto, gracias a la potente vitamina C del limón y el efecto balsámico de la miel. 
Otra opción menos rarita es, simplemente, añadir un par de cucharadas de miel a un vaso de leche caliente, suaviza la irritación y es muy agradable y sienta muy bien cuando estás malito.

2. Y, por último y sin menospreciarlo, se encuentra el ajo.
Come bastante ajo fresco con tus comidas. Lo mejor, de dos a tres dientes de ajo combinado con una salsa de tomate cruda. Esta deliciosa salsa sirve como acompañante perfecta y saludable para muchos platos de cocina. Y es que el ajo es el antibiótico natural por excelencia. Por lo tanto, alivia con rapidez los dolores de garganta de origen bacteriano. (Eso sí, hay que cuidar el aliento....)

8 comentarios:

  1. Es muy interesante, aunque lo de hacer gárgaras a mi no me sale, por lo pronto me haré más a menudo tostada de ajo y aceite de oliva jejeje. Saludos

    ResponderEliminar
  2. Pues es una buena opción, sanísima y rica rica. :)

    ResponderEliminar
  3. Cris, me parecen unas soluciones estupendas, yo aulas conocía, y que se pueden recomendar porque son cosas naturales que tu utilizas, y no entras en las funciones de los médicos. Te voy a decir para qué se utiliza también el aceite del árbol del té. PARA PREVENIR LOS PIOJOS. Si, has leído bien. Se mezcla con el champú de los niños y se utiliza para lavarles la cabeza. Mano de santo. Y otra cosa. Al problema del olor del ajo, están los ajos tratados, que no saben y no huelen. Yo los compro en frascos grandes y son como las pipas. Eso si, en aceite de oliva. Espero que estos consejos te sirvan para aumentar tus listas de remedios naturales. Un besito. Tita

    ResponderEliminar
  4. y el bicarbonato contra el acné? como tiene que usarse?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como exfoliante, haciendo una mezcla de bicarbonato y agua, sirve para todo tipo de pieles (eso sí, en la zona de los granitos, no) y para el acné, esa misma mezcla, la dejas unos diez minutos en la cara y la retiras con agua. haciéndolo una vez a la semana, verás cómo mejora el acné sin resecar la piel.

      Eliminar
  5. ¡Hola Tita!

    Sí, lo de los piojos ya lo sabía, es fenomenal. El aceite del árbol de té tiene mil usos, ya haré un especial.
    Y los ajos, es una idea estupenda, mi padre los compraba a menudo y están riquísimos, así que te haré caso y compraré yo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Pues hala, todo el mundo a hacer gárgaras. ¡Buenísimas y muy efectivas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Jaime. Ya te contarà Cris quien soy, pero ANÓNIMO . Me encanta verte por aquí. Ya ves que yo soy asidua, y esto me encanta. Un besazo para ti . Tita

      Eliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!