viernes, 29 de marzo de 2013

Manicura "ruffian" o de lunas fácil/ easy ruffian manicure

¡Hola a todos!


Cuando (hace ya diez años...madre mía) estudiaba Estética en la academia, siempre que nos sobraba un ratito en clase, nos “torturaban” haciéndonos practicar la manicura de lunas. 

Ni sé las que habré hecho en mi vida, aunque lo cierto es, que, clientas que me la hayan pedido, puedo contarlas con los dedos de una mano. 

Yo sí solía hacérmela en los pies (trabajo de chinos, dicho sin mala intención). 

Pero resulta que, con la moda de todo lo retro y lo vintage, la vuelta del estilo de los años 30 y 40 y a las glamourosas tendencias del Hollywood clásico, la manicura de lunas, o ruffian (sólo por ese nombre, ya me encanta), vuelve con fuerza. 

Pero claro, fácil fácil no es de realizar, así que hoy os voy a dar un truquito fantástico para que os la podáis hacer vosotras mismas en casa. Se lleva de mil maneras, pero hoy he optado por el clásico que contrasta un rojo con un blanco.

En realidad, para la zona blanca, elegí esta base vitaminada de Deliplus, que ya tiene un tono blanquecino y así, de paso, que me aporte vitaminas, que últimamente, se me abren las uñas en capas (puede ser el cambio de estación. Por cierto, en otro post hablaré de remedios naturales para este problema). Costaba unos 2 € y medio, creo.




Para el color, elegí este rojo fresa de Rare: Roses are red (número 48). (No sé si gira en torno a los 5 €, que hace tiempo que lo tengo)





Y las pegatinas, como veis, son esas que utilizábamos en el cole cuando se desgarraban los agujeros de las hojas.




Aquí veis las uñas ya con la base.




Colocamos las pegatinas. Importante: que estén centradas y que los lados estén bien ajustados a la uña (si no, podría meterse algo de esmalte debajo de la pegatina)




Y, sobre las pegatinas, aplicamos dos capas de rojo. No pasa nada por manchar las pegatinas y, eso sí, mejor dejarlo secar antes de retirarlas, no sea que nos llevemos algo de esmalte fresco con la pegatina.




Éste es el resultado al quitar las pegatinas.





Para acabar, no está de más aplicar una capa de top coat para igualar superficies y aportar brillo a la manicura. Y, ¡listo! 




¡Espero que os guste y os animéis a probarla!

Cris.

4 comentarios:

  1. Cris, no sabes como me viene el post de hoy. El problema que yo tengo, es que me crecen mucho las uñas, y el esmalte con top coat y eso, me dura mucho. Pero el problema no está ahí. Al crecerme las uñas, en la parte de la luna, se ven las cutículas, se ve y me tengo queintar las uñas cada dos por tres y es un rollo. Probaré y ya te diré que tal me va. Un besito muy fuerte. Tita

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, te irá genial, prueba y me cuentas, ¿eh?
      ¡Un besazo!

      Eliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!