miércoles, 20 de marzo de 2013

Cómo conseguir las cejas ideales para ti.

Antes de nada, deciros eso de: "las imágenes han sido rodadas por especialistas, no lo hagáis en casa".

Quiero decir que, ante la duda, id a un profesional, que hay muchos y muy buenos. Yo no recomiendo a nadie, así de primeras, empezar a depilarse las cejas a sí mismo, porque una vez que has cometido un error, es muy difícil arreglarlo. No sabéis la de veces que me ha tocado "recomponer chapucillas caseras", pero ya sabéis que hasta que no crece el pelo de nuevo, poco arreglo tiene.

Ahora que os he dicho esto, sí os digo que, si ya lleváis tiempo depilándoos, si tenéis maña y lo que queréis es simplemente ir manteniéndolas hasta vuestra próxima visita a la esteticista, entonces sí podéis atreveros a depilaros vosotros mismos, con los trucos que os voy a dar.

Si habéis ido viendo los maquillajes que voy colgando en mi página de Fb (https://www.facebook.com/CmgMaquillajeYBelleza), os habréis dado cuenta de la importancia que tienen las cejas como marco de los ojos, casi tanta como el maquillaje en sí, para un resultado perfecto. Y es que, unas cejas bien definidas, consiguen resaltar, e incluso mejorar, la forma natural de tu ojo. 

Sólo por curiosidad, mirad esta foto de Mila Kunis sin cejas:


Imagen by: http://www.dadanoias.net/2011/09/08/famosos-sin-cejas/ (entrad, es buenísimo)

En este momento, se ha vuelto a la tendencia de llevar unas cejas más o menos naturales, de un grosor no demasiado fino (hace unos años se llevaban tan, tan finas, que hay mujeres con problemas para que les vuelva a salir ese vello). Pero eso sí, limpias y definidas. 

Estos son los temas de los que iremos hablando respecto a las cejas:

-Cómo depilarlas. Lápiz color. Los puntos claves 
-Cómo corrigen defectos de ojos 
-Cómo maquillarlas 
-Micropigmentación 

Bueno, para comenzar, vamos a hablar de las directrices que se deben seguir al depilar las cejas por primera vez. Y lo primero que debemos tener en cuenta, queridos, es que no a todos nos va a sentar bien el mismo diseño de cejas. No sabéis la de veces que algún cliente me ha pedido las cejas de un famoso. Recuerdo una señora que quería las cejas de Penélope Cruz, pero ni tenía sus ojos, ni la forma de su cara, y lo peor de todo, la densidad de vello que tiene Pe...y donde no hay, no se puede sacar. Es importante tener en cuenta que cada forma de rostro y cada forma de ojos, requieren una forma de cejas determinada. 

Vamos con qué forma de cejas elegir dependiendo de la forma del rostro: (La carita sonriente es un: ¡bien! y la triste un: ooops)


-Si tienes un rostro redondeado, deberás llevar las cejas más triangulares, que eliminen redondez y con su elevación contrarresten el efecto circular del rostro, alargándolo.

-Si tu rostro es cuadrado, también deberás seguir la forma triangular, pero restándole un poco de altura, para suavizar formas.


-Si tu rostro es alargado, no deberás añadir altura a las cejas, para sumar un efecto horizontal.


-Si tu rostro es pequeño, intenta que tus cejas no sean muy gruesas o destacarán demasiado.


-y, si tu rostro es amplio o tienes unos rasgos muy marcados, te recomiendo llevar las cejas más bien anchas y naturales. (Por ejemplo, si tienes la nariz aguileña, destaca tus cejas para quitarle importancia a la nariz)

Dentro de esto, deciros que unas cejas redondeadas siempre tendrán un efecto más dulce y suave que unas triangulares, que si son demasiado marcadas, nos darán el efecto de “cara de mala”.


Y ahora, seguimos con los ojos:


 Jugando con la forma, anchura y largura de las cejas, podemos corregir esos pequeños defectillos innatos en la forma de nuestros ojos.


-Ojos juntos: separaremos los comienzos de las cejas para, ópticamente, separar los ojos.


-Ojos separados: no nos adentraremos mucho a la hora de depilarlas, comenzando en los extremos del “entrecejo”.


-Ojos caídos: elevaremos las cejas, subiendo el arco al máximo para contrarrestar el gesto tristón de los ojos.


-Ojos asimétricos (por ejemplo, uno más grande que el otro, o uno más alto que el otro): intentaremos igualar las cejas al máximo, tanto en forma como en altura.


 

Bien, ahora que ya podemos regirnos por la forma de nuestro rostro y la de nuestros ojos, podemos comenzar a delinear las cejas perfectas para nosotros.

Para guiarnos sin cometer ningún error fatal (el vello tarda unas semanas en volver a crecer...), yo recomiendo dibujar la forma que vamos a seguir con un lápiz de color diferente al de nuestro vello, cuanto más llamativo, mejor (rojo, azul....) y nunca jamás tocar el vello que se encuentra pintado por el lápiz.
De manera muy exagerada, pero ésta es la idea, dentro del azul, no tocaremos ningún pelito:


En teoría la forma que debería seguir la ceja perfecta es la que, de manera decreciente desde el extremo interno hacia la sien, sigue la forma del orbicular de ojo, siguiendo estas directrices:

-el comienzo tiene que coincidir con la línea marcada entre la aleta de la nariz y el lagrimal.

-el arco tiene que ir donde acaba la línea que, partiendo de la aleta, roza la pupila en su parte externa

-y el final, tiene que acabar la línea que nace de la aleta y toca el extremo exterior del ojo.


Esto es lo que tendremos en cuenta a la hora de pintar la forma de ceja que queramos con un lápiz llamativo.
 
En cuanto a las disyuntiva, ¿pinzas o cera?, yo utilizo las dos, pero dependiendo del caso.
Para limpiar la zona cuando existe mucho vello o si nunca se han depilado las cejas (o en el caso de no soportar muy bien los tironcitos de las pinzas), recomiendo un tirón con cera. Así, ya hemos limpiado y definido la zona, y ya podemos acabar de perfilar con las pinzas. Eso sí, que lo haga un profesional, chicos...así prevenimos desastres y perjudicar los delicados músculos y piel de la zona de los ojos.
Para ir retocándolas, lo mejor son las pinzas.






 Y, aquí aparece otra disyuntiva: ¿depilamos sólo por debajo o también la parte de arriba de la ceja?
Yo, personalmente creo que eso depende de la naturalidad que queráis que tengan vuestras cejas, pero que, si queremos que se vean bien limpias y definidas, lo mejor es limpiarlas también por arriba, con cera o con pinza (a gustos y dependiendo del vello que sobre).






 
Otra fase importante es el recorte de los pelitos demasiado largos, ya que, sólo con ese gesto, las cejas ya parecen otras al quitarles volumen y exceso de vello.
Para ello, con un peine de cejas o un gupillón, subiremos el pelo para recortarlo por arriba, o lo bajaremos, para hacerlo desde abajo.
Utilizaremos unas tijeras pequeñitas, y rectas (las curvadas que solemos tener en el neceser para el cuidado de las uñas podrían desestabilizar la forma que queremos darles)





  Y para acabar con el proceso, todos sabemos que las cejas perfectas tienen la misma densidad de pelo en toda su extensión, sin calvas, se corresponden con el color de cabello o al menos se complementan a la perfección y enmarcan el ojo y lo resaltan. ¡Sí, claro, pero es que eso no siempre es así!
Para eso tenemos, queridos, el maquillaje de cejas.


 Existen mil productos en el mercado ahora mismo, desde lápices a sombras hasta fijadores, para maquillar nuestras cejas y que queden espléndidas.

Lo importante es, que al maquillarlas (si no es con lápiz, que sea con un pincel duro y fino mojado en una sombra similar a nuestro vello, nunca mucho más oscura), “pintemos” la ceja, pelo a pelo, no como si fuese una raya toda ella, así conseguiremos que quede más suave y natural.


Una vez maquillada la fijaremos con un fijador específico para ello, con una máscara transparente de pestañas o, incluso con un peine de cejas empapado en laca para el cabello.







 Pero, si aún con todo esto nuestras cejas siguen viéndose despobladas, o son muy asimétricas, o sufren algún desperfecto, como alguna cicatriz, siempre podemos recurrir a la micropigmentación

Se trata de un tatuaje semipermanente (generalmente requiere retoques con el tiempo) para zonas muy pequeñas, que imita tanto nuestra piel, como el efecto del maquillaje. 


Si os decidís por esta opción, sí os recomiendo que acudáis a algún lugar de confianza o del que tengáis referencias, porque yo he conocido muchos casos hechos por gente no del todo especializada que dejan bastante que desear. 

En la foto podéis ver cómo los resultados pueden ser espectaculares y naturales.






 Y ya sabéis que para cualquier dura, por aquí me tenéis. 

¡Muaaacks!

Cris.

2 comentarios:

  1. Me ha encantado el blog tan, tan largo que has escrito ayer. Se ve que te lo has curado, pero bien. Creo que es muy interesante y explicas cosas que son necesario saber, porque por desconocimiento podemos hacer muchas barbaridades que luego no tienen remedio, o es muy difícil. Un beso. Tita

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias Tita! y sí, la verdad es que me costó un rato, sí...jeje
    ¡Un beso!

    ResponderEliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!