miércoles, 20 de marzo de 2013

Bases de maquillaje: qué textura elegir y cómo encontrar tu tono ideal.



¡Hola amigos!

Hoy voy a hablaros de las bases de maquillaje (lo que muchas veces se oye llamar maquillaje a secas, fondo de maquillaje, o incluso “pote”) y lo importantísimo que es acertar en su elección para que el maquillaje sea perfecto, dure más, cubra las imperfecciones y no perjudique a la piel.

En primer lugar, deciros que existen mil variedades de base de maquillaje, casi como marcas en el mercado, pero simplificando, voy a dividirlas en dos formatos: el maquillaje en crema y el maquillaje fluido. 
Quizás el que más se conoce es este último, el maquillaje líquido, ese que lo extraes de su bote y ves una especie de “cremita”, con textura similar a cualquier crema de tratamiento. Lo ofrecen todas las casas y no tiene mucha complicación a la hora de aplicarlo, enseguida os lo explicaré.




El otro formato, el maquillaje en crema, suele venir en botes redondos (como los de la foto) y es de una textura más untuosa y densa, aunque no por ello, más grasa. 
                                                                                                                             
 Lo habitual en casi todas las casas es que el fluido sea el adecuado para pieles normales y secas, y el
maquillaje en crema lo indiquen para pieles mixtas, grasas o con acné, ¿por qué? Porque contienen menos sustancias grasas y porque por lo general, son más cubrientes, por lo que cubren todos los granitos y las imperfecciones (poros dilatados, zonas rosadas, partes más grasas) de este tipo de pieles. (No por ello no vamos a encontrar un maquillaje fluido para pieles grasas, ¿eh?, que eso dependerá de cada marca)

Yo utilizo la marca Visign, una linea holandesa de maquillaje perteneciente a Make Up Studio, una casa dedicada al maquillaje profesional, que a mí me encanta ( podéis encontrarla en centros de estética y tiendas especializadas). Me gusta muchísimo la textura ligera pero cubriente de su maquillaje en crema y su formato (vienen con esponjita y con espejo) y de los maquillajes fluidos, aparte de su textura (no es nada grasa, la verdad), me encanta la variedad de tonos (la linea incluye hasta tonos para pieles cetrinas y pieles de color).

En cuanto a la aplicación: podemos elegir entre utilizar una esponjita (de látex o libre de él si eres alérgica), un pincel o brocha plana de pelo natural y cabeza con forma de medialuna (la podéis ver en la foto de los maquillajes fluidos) o (y esto está totalmente aceptado en incluso recomendado, siempre que sea para maquillaros a vosotras mismas) con los dedos. Los maquilladores, por tema de higiene, no solemos aplicarlos con los dedos.  La ventaja de esta última técnica es que el calor que emanan nuestros dedos permite que el maquillaje funda a la perfección con la piel del rostro. Esto ya, chicos, lo dejo a vuestra elección, es cuestión de probar.



  Ahora vamos a hablar de la elección del color. Siempre hemos visto (incluso se ve a menudo en las dependientas, en teoría especializadas, de los stands de belleza) cómo te decían que probases el maquillaje en el dorso de tu mano. ¡Noooo! ¡¡¡Craso error!!! ¿acaso la piel de tu mano y la de tu cara son iguales? No, queridos. Así que lo probaremos, siempre, en nuestro mentón. Aplicaremos una pequeña cantidad y la fundiremos con nuestros dedos hasta que el color se funda y desaparezca en nuestra piel. Si no lo hace, ese no es nuestro tono. Y es que el maquillaje perfecto para cada una es el que es idéntico al tono de nuestra piel. Si lo que queremos es tener un aspecto bronceado, ya aplicaremos después polvos terracota, y si, por el contrario, nos gusta un aspecto más blanquecino, utilizaremos polvos sueltos blancos (sin pasarse, que se notará la diferencia con el resto de la piel del cuello y el escote).

En cuanto a dónde aplicarlo, lo mejor es que sea únicamente en el rostro, siempre de dentro hacia afuera, puliendo mucho la unión con el cabello, las cejas, las orejas y el cuello. Como mucho, si tenéis algún problema de coloración o acné en cuello y escote, bajaremos sin agregar más producto a esas zonas.

Por último, y esto ya es otro tema, yo siempre siempre matizo,  con polvos sueltos o compactos, el maquillaje base aunque no parezca muy graso o, como en el caso del maquillaje en crema de Visign, tenga acabado en polvo, porque así te aseguras de que no se moverá ni saldrán brillos.

4 comentarios:

  1. Hola Cris.aqui estoy, para que veas que te sigo. Yo utilizo una BB cream, y pasado un ratito, me pongo con una brocha gorda , polvos de terracota. A mi me gusta así, y por lo que he leído, es una de las sugerencias que tu haces. Un besito. Tita

    ResponderEliminar
  2. ¡Sí, yo soy super fan de las BB cream!
    Así lo hago yo a diario.
    ¡Gracias Tita!
    ¡Muchos besos!

    ResponderEliminar
  3. Hola Cristina! Muchísimas gracias por poner en tu blog algo que para mi es tan importante! Nunca he sabido como probar bien las bases de maquillaje, ya sean liquidas o en polvo siempre las he puesto en el dorso de la mano y nunca he acertado con el tono...
    Después de haber leído esto ya sabre como seleccionarlas!

    Un saludo y un abrazo desde Baleares!
    Ascensión González.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que sea útil, Ascensión, ¡Gracias a ti!

      Eliminar

Queridos, si queréis comentar sin seleccionar perfil (entiendo que es un rollo), podéis comentar como anónimos y firmar dentro del comentario. Mi queridísimo señor Google no da otra opción...aunque si te haces seguidor del blog, además de estar al corriente de todas las entradas y poder comentar con firma, ¡te lo agradeceré un montón!
¡Gracias!!