viernes, 29 de marzo de 2013

Manicura "ruffian" o de lunas fácil/ easy ruffian manicure

¡Hola a todos!


Cuando (hace ya diez años...madre mía) estudiaba Estética en la academia, siempre que nos sobraba un ratito en clase, nos “torturaban” haciéndonos practicar la manicura de lunas. 

Ni sé las que habré hecho en mi vida, aunque lo cierto es, que, clientas que me la hayan pedido, puedo contarlas con los dedos de una mano. 

Yo sí solía hacérmela en los pies (trabajo de chinos, dicho sin mala intención). 

Pero resulta que, con la moda de todo lo retro y lo vintage, la vuelta del estilo de los años 30 y 40 y a las glamourosas tendencias del Hollywood clásico, la manicura de lunas, o ruffian (sólo por ese nombre, ya me encanta), vuelve con fuerza. 

Pero claro, fácil fácil no es de realizar, así que hoy os voy a dar un truquito fantástico para que os la podáis hacer vosotras mismas en casa. Se lleva de mil maneras, pero hoy he optado por el clásico que contrasta un rojo con un blanco.

En realidad, para la zona blanca, elegí esta base vitaminada de Deliplus, que ya tiene un tono blanquecino y así, de paso, que me aporte vitaminas, que últimamente, se me abren las uñas en capas (puede ser el cambio de estación. Por cierto, en otro post hablaré de remedios naturales para este problema). Costaba unos 2 € y medio, creo.




Para el color, elegí este rojo fresa de Rare: Roses are red (número 48). (No sé si gira en torno a los 5 €, que hace tiempo que lo tengo)





Y las pegatinas, como veis, son esas que utilizábamos en el cole cuando se desgarraban los agujeros de las hojas.




Aquí veis las uñas ya con la base.




Colocamos las pegatinas. Importante: que estén centradas y que los lados estén bien ajustados a la uña (si no, podría meterse algo de esmalte debajo de la pegatina)




Y, sobre las pegatinas, aplicamos dos capas de rojo. No pasa nada por manchar las pegatinas y, eso sí, mejor dejarlo secar antes de retirarlas, no sea que nos llevemos algo de esmalte fresco con la pegatina.




Éste es el resultado al quitar las pegatinas.





Para acabar, no está de más aplicar una capa de top coat para igualar superficies y aportar brillo a la manicura. Y, ¡listo! 




¡Espero que os guste y os animéis a probarla!

Cris.

jueves, 28 de marzo de 2013

Vídeo de maquillaje: ¡Mi primer vídeo en mi canal de Youtube! Maquillaje de fiesta y eyeliner, paso a paso

¡Chicossss!

¡Que ya tengo mi canal de Youtube: CmgMUA! y para declararlo inaugurado, por fin, ¡primer vídeo!:

"Maquillaje de noche o fiesta y eyeliner fácil, paso a paso".






¡Espero que os guste!

Cris.

martes, 26 de marzo de 2013

Remedios naturales contra el dolor de garganta.

Hoy, queridos, voy con un consejo sobre salud y a hablaros de algo que me fascina, lo sabia que es la naturaleza y lo útiles que son algunos remedios naturales.
Como yo soy muy dada a tener problemas de garganta, y cuando me da fuerte se me ponen las amígdalas como pelotas de golf y un dolor de garganta de aúpa, hoy os voy a hablar de remedios naturales para el dolor de garganta.
Entre ellos están algunos de mis productos multiusos favoritos, como el bicarbonato sódico (fabuloso, entre otras cosas, como tratamiento antiacné), el vinagre (buenísimo acondicionador para el cabello), el ajo (el antibiótico natural por excelencia) y el aceite del árbol de té (éste, lo utilizo para casi todo...) 
Por supuesto, recomendaros que antes de nada, vayáis al médico y sigáis sus consejos, pero bueno, que estos productos son naturales como la vida misma y no van a interferir en otros tratamientos. 
Así, os voy a ir enumerando los diferentes remedios:
1. Hacer gárgaras con medio vasito de agua con una cucharada de bicarbonato sódico (se compra en cualquier supermercado y vendrá a costar sobre 1 €). 
 
El bicarbonato sódico ayuda a sanar especialmente las infecciones de la garganta e incluso, hacer estas gárgaras, sirve para prevenir la gripe. Así que, como consejo de salud, éste es especialmente valioso, ya que, además de sanar las molestias en la garganta, protege contra una enfermedad que requiere más cuidados, como la gripe. 
Y es que se ha comprobado que el bicarbonato tiene la propiedad de contrarrestar el efecto de bacterias, gérmenes, hongos y levaduras, lo que le hace el perfecto aliado para casos en los que (por ejemplo, el embarazo) no se puede tomar ciertos medicamentos. 
2. Hacer gárgaras con agua y una cucharada de vinagre de manzana. 

El truco está en preparar una solución con un vaso de agua y añadirle una sola cucharada de vinagre de manzana. Se mezclan bien los líquidos y se hacen gárgaras al levantarse y antes de dormir. Si las molestias de la garganta persisten durante el día, se puede realizar como complemento, (ésto con cualquiera de los otros dos tipos de gárgaras mencionados). 
3. Hacer gárgaras con agua y aceite de árbol de té. 

Agregar 5-10 gotas de aceite del árbol de té a media taza de agua tibia y hacer gárgaras 3-4 veces al día hasta calmar el dolor. Este aceite tiene un gran valor por sus comprobadas propiedades antisépticas para combatir infecciones virales, bacterianas, hongos... Yo utilizo éste, de la marca Ancient Wisdom, producido en todo su proceso en España, de la mejor calidad, prensado en frío y con un alto porcentaje de pureza, (además, es super económico, sobre los 5 €) pero encontraréis otros en herboristerías.


Pero, si lo vuestro no son las gárgaras, os doy otros dos remedios diferentes, y no por ello, menos efectivos:
 1. Por un lado, recomiendo combinar en una taza de agua caliente, dos cucharadas de miel de abeja natural con uno o dos limones recién exprimidos. 
Este brebaje te ayudará a recuperarte de la resequedad en la garganta y a aliviarte más pronto, gracias a la potente vitamina C del limón y el efecto balsámico de la miel. 
Otra opción menos rarita es, simplemente, añadir un par de cucharadas de miel a un vaso de leche caliente, suaviza la irritación y es muy agradable y sienta muy bien cuando estás malito.

2. Y, por último y sin menospreciarlo, se encuentra el ajo.
Come bastante ajo fresco con tus comidas. Lo mejor, de dos a tres dientes de ajo combinado con una salsa de tomate cruda. Esta deliciosa salsa sirve como acompañante perfecta y saludable para muchos platos de cocina. Y es que el ajo es el antibiótico natural por excelencia. Por lo tanto, alivia con rapidez los dolores de garganta de origen bacteriano. (Eso sí, hay que cuidar el aliento....)

miércoles, 20 de marzo de 2013

Cómo conseguir las cejas ideales para ti.

Antes de nada, deciros eso de: "las imágenes han sido rodadas por especialistas, no lo hagáis en casa".

Quiero decir que, ante la duda, id a un profesional, que hay muchos y muy buenos. Yo no recomiendo a nadie, así de primeras, empezar a depilarse las cejas a sí mismo, porque una vez que has cometido un error, es muy difícil arreglarlo. No sabéis la de veces que me ha tocado "recomponer chapucillas caseras", pero ya sabéis que hasta que no crece el pelo de nuevo, poco arreglo tiene.

Ahora que os he dicho esto, sí os digo que, si ya lleváis tiempo depilándoos, si tenéis maña y lo que queréis es simplemente ir manteniéndolas hasta vuestra próxima visita a la esteticista, entonces sí podéis atreveros a depilaros vosotros mismos, con los trucos que os voy a dar.

Si habéis ido viendo los maquillajes que voy colgando en mi página de Fb (https://www.facebook.com/CmgMaquillajeYBelleza), os habréis dado cuenta de la importancia que tienen las cejas como marco de los ojos, casi tanta como el maquillaje en sí, para un resultado perfecto. Y es que, unas cejas bien definidas, consiguen resaltar, e incluso mejorar, la forma natural de tu ojo. 

Sólo por curiosidad, mirad esta foto de Mila Kunis sin cejas:


Imagen by: http://www.dadanoias.net/2011/09/08/famosos-sin-cejas/ (entrad, es buenísimo)

En este momento, se ha vuelto a la tendencia de llevar unas cejas más o menos naturales, de un grosor no demasiado fino (hace unos años se llevaban tan, tan finas, que hay mujeres con problemas para que les vuelva a salir ese vello). Pero eso sí, limpias y definidas. 

Estos son los temas de los que iremos hablando respecto a las cejas:

-Cómo depilarlas. Lápiz color. Los puntos claves 
-Cómo corrigen defectos de ojos 
-Cómo maquillarlas 
-Micropigmentación 

Bueno, para comenzar, vamos a hablar de las directrices que se deben seguir al depilar las cejas por primera vez. Y lo primero que debemos tener en cuenta, queridos, es que no a todos nos va a sentar bien el mismo diseño de cejas. No sabéis la de veces que algún cliente me ha pedido las cejas de un famoso. Recuerdo una señora que quería las cejas de Penélope Cruz, pero ni tenía sus ojos, ni la forma de su cara, y lo peor de todo, la densidad de vello que tiene Pe...y donde no hay, no se puede sacar. Es importante tener en cuenta que cada forma de rostro y cada forma de ojos, requieren una forma de cejas determinada. 

Vamos con qué forma de cejas elegir dependiendo de la forma del rostro: (La carita sonriente es un: ¡bien! y la triste un: ooops)


-Si tienes un rostro redondeado, deberás llevar las cejas más triangulares, que eliminen redondez y con su elevación contrarresten el efecto circular del rostro, alargándolo.

-Si tu rostro es cuadrado, también deberás seguir la forma triangular, pero restándole un poco de altura, para suavizar formas.


-Si tu rostro es alargado, no deberás añadir altura a las cejas, para sumar un efecto horizontal.


-Si tu rostro es pequeño, intenta que tus cejas no sean muy gruesas o destacarán demasiado.


-y, si tu rostro es amplio o tienes unos rasgos muy marcados, te recomiendo llevar las cejas más bien anchas y naturales. (Por ejemplo, si tienes la nariz aguileña, destaca tus cejas para quitarle importancia a la nariz)

Dentro de esto, deciros que unas cejas redondeadas siempre tendrán un efecto más dulce y suave que unas triangulares, que si son demasiado marcadas, nos darán el efecto de “cara de mala”.


Y ahora, seguimos con los ojos:


 Jugando con la forma, anchura y largura de las cejas, podemos corregir esos pequeños defectillos innatos en la forma de nuestros ojos.


-Ojos juntos: separaremos los comienzos de las cejas para, ópticamente, separar los ojos.


-Ojos separados: no nos adentraremos mucho a la hora de depilarlas, comenzando en los extremos del “entrecejo”.


-Ojos caídos: elevaremos las cejas, subiendo el arco al máximo para contrarrestar el gesto tristón de los ojos.


-Ojos asimétricos (por ejemplo, uno más grande que el otro, o uno más alto que el otro): intentaremos igualar las cejas al máximo, tanto en forma como en altura.


 

Bien, ahora que ya podemos regirnos por la forma de nuestro rostro y la de nuestros ojos, podemos comenzar a delinear las cejas perfectas para nosotros.

Para guiarnos sin cometer ningún error fatal (el vello tarda unas semanas en volver a crecer...), yo recomiendo dibujar la forma que vamos a seguir con un lápiz de color diferente al de nuestro vello, cuanto más llamativo, mejor (rojo, azul....) y nunca jamás tocar el vello que se encuentra pintado por el lápiz.
De manera muy exagerada, pero ésta es la idea, dentro del azul, no tocaremos ningún pelito:


En teoría la forma que debería seguir la ceja perfecta es la que, de manera decreciente desde el extremo interno hacia la sien, sigue la forma del orbicular de ojo, siguiendo estas directrices:

-el comienzo tiene que coincidir con la línea marcada entre la aleta de la nariz y el lagrimal.

-el arco tiene que ir donde acaba la línea que, partiendo de la aleta, roza la pupila en su parte externa

-y el final, tiene que acabar la línea que nace de la aleta y toca el extremo exterior del ojo.


Esto es lo que tendremos en cuenta a la hora de pintar la forma de ceja que queramos con un lápiz llamativo.
 
En cuanto a las disyuntiva, ¿pinzas o cera?, yo utilizo las dos, pero dependiendo del caso.
Para limpiar la zona cuando existe mucho vello o si nunca se han depilado las cejas (o en el caso de no soportar muy bien los tironcitos de las pinzas), recomiendo un tirón con cera. Así, ya hemos limpiado y definido la zona, y ya podemos acabar de perfilar con las pinzas. Eso sí, que lo haga un profesional, chicos...así prevenimos desastres y perjudicar los delicados músculos y piel de la zona de los ojos.
Para ir retocándolas, lo mejor son las pinzas.






 Y, aquí aparece otra disyuntiva: ¿depilamos sólo por debajo o también la parte de arriba de la ceja?
Yo, personalmente creo que eso depende de la naturalidad que queráis que tengan vuestras cejas, pero que, si queremos que se vean bien limpias y definidas, lo mejor es limpiarlas también por arriba, con cera o con pinza (a gustos y dependiendo del vello que sobre).






 
Otra fase importante es el recorte de los pelitos demasiado largos, ya que, sólo con ese gesto, las cejas ya parecen otras al quitarles volumen y exceso de vello.
Para ello, con un peine de cejas o un gupillón, subiremos el pelo para recortarlo por arriba, o lo bajaremos, para hacerlo desde abajo.
Utilizaremos unas tijeras pequeñitas, y rectas (las curvadas que solemos tener en el neceser para el cuidado de las uñas podrían desestabilizar la forma que queremos darles)





  Y para acabar con el proceso, todos sabemos que las cejas perfectas tienen la misma densidad de pelo en toda su extensión, sin calvas, se corresponden con el color de cabello o al menos se complementan a la perfección y enmarcan el ojo y lo resaltan. ¡Sí, claro, pero es que eso no siempre es así!
Para eso tenemos, queridos, el maquillaje de cejas.


 Existen mil productos en el mercado ahora mismo, desde lápices a sombras hasta fijadores, para maquillar nuestras cejas y que queden espléndidas.

Lo importante es, que al maquillarlas (si no es con lápiz, que sea con un pincel duro y fino mojado en una sombra similar a nuestro vello, nunca mucho más oscura), “pintemos” la ceja, pelo a pelo, no como si fuese una raya toda ella, así conseguiremos que quede más suave y natural.


Una vez maquillada la fijaremos con un fijador específico para ello, con una máscara transparente de pestañas o, incluso con un peine de cejas empapado en laca para el cabello.







 Pero, si aún con todo esto nuestras cejas siguen viéndose despobladas, o son muy asimétricas, o sufren algún desperfecto, como alguna cicatriz, siempre podemos recurrir a la micropigmentación

Se trata de un tatuaje semipermanente (generalmente requiere retoques con el tiempo) para zonas muy pequeñas, que imita tanto nuestra piel, como el efecto del maquillaje. 


Si os decidís por esta opción, sí os recomiendo que acudáis a algún lugar de confianza o del que tengáis referencias, porque yo he conocido muchos casos hechos por gente no del todo especializada que dejan bastante que desear. 

En la foto podéis ver cómo los resultados pueden ser espectaculares y naturales.






 Y ya sabéis que para cualquier dura, por aquí me tenéis. 

¡Muaaacks!

Cris.

Bases de maquillaje: qué textura elegir y cómo encontrar tu tono ideal.



¡Hola amigos!

Hoy voy a hablaros de las bases de maquillaje (lo que muchas veces se oye llamar maquillaje a secas, fondo de maquillaje, o incluso “pote”) y lo importantísimo que es acertar en su elección para que el maquillaje sea perfecto, dure más, cubra las imperfecciones y no perjudique a la piel.

En primer lugar, deciros que existen mil variedades de base de maquillaje, casi como marcas en el mercado, pero simplificando, voy a dividirlas en dos formatos: el maquillaje en crema y el maquillaje fluido. 
Quizás el que más se conoce es este último, el maquillaje líquido, ese que lo extraes de su bote y ves una especie de “cremita”, con textura similar a cualquier crema de tratamiento. Lo ofrecen todas las casas y no tiene mucha complicación a la hora de aplicarlo, enseguida os lo explicaré.




El otro formato, el maquillaje en crema, suele venir en botes redondos (como los de la foto) y es de una textura más untuosa y densa, aunque no por ello, más grasa. 
                                                                                                                             
 Lo habitual en casi todas las casas es que el fluido sea el adecuado para pieles normales y secas, y el
maquillaje en crema lo indiquen para pieles mixtas, grasas o con acné, ¿por qué? Porque contienen menos sustancias grasas y porque por lo general, son más cubrientes, por lo que cubren todos los granitos y las imperfecciones (poros dilatados, zonas rosadas, partes más grasas) de este tipo de pieles. (No por ello no vamos a encontrar un maquillaje fluido para pieles grasas, ¿eh?, que eso dependerá de cada marca)

Yo utilizo la marca Visign, una linea holandesa de maquillaje perteneciente a Make Up Studio, una casa dedicada al maquillaje profesional, que a mí me encanta ( podéis encontrarla en centros de estética y tiendas especializadas). Me gusta muchísimo la textura ligera pero cubriente de su maquillaje en crema y su formato (vienen con esponjita y con espejo) y de los maquillajes fluidos, aparte de su textura (no es nada grasa, la verdad), me encanta la variedad de tonos (la linea incluye hasta tonos para pieles cetrinas y pieles de color).

En cuanto a la aplicación: podemos elegir entre utilizar una esponjita (de látex o libre de él si eres alérgica), un pincel o brocha plana de pelo natural y cabeza con forma de medialuna (la podéis ver en la foto de los maquillajes fluidos) o (y esto está totalmente aceptado en incluso recomendado, siempre que sea para maquillaros a vosotras mismas) con los dedos. Los maquilladores, por tema de higiene, no solemos aplicarlos con los dedos.  La ventaja de esta última técnica es que el calor que emanan nuestros dedos permite que el maquillaje funda a la perfección con la piel del rostro. Esto ya, chicos, lo dejo a vuestra elección, es cuestión de probar.



  Ahora vamos a hablar de la elección del color. Siempre hemos visto (incluso se ve a menudo en las dependientas, en teoría especializadas, de los stands de belleza) cómo te decían que probases el maquillaje en el dorso de tu mano. ¡Noooo! ¡¡¡Craso error!!! ¿acaso la piel de tu mano y la de tu cara son iguales? No, queridos. Así que lo probaremos, siempre, en nuestro mentón. Aplicaremos una pequeña cantidad y la fundiremos con nuestros dedos hasta que el color se funda y desaparezca en nuestra piel. Si no lo hace, ese no es nuestro tono. Y es que el maquillaje perfecto para cada una es el que es idéntico al tono de nuestra piel. Si lo que queremos es tener un aspecto bronceado, ya aplicaremos después polvos terracota, y si, por el contrario, nos gusta un aspecto más blanquecino, utilizaremos polvos sueltos blancos (sin pasarse, que se notará la diferencia con el resto de la piel del cuello y el escote).

En cuanto a dónde aplicarlo, lo mejor es que sea únicamente en el rostro, siempre de dentro hacia afuera, puliendo mucho la unión con el cabello, las cejas, las orejas y el cuello. Como mucho, si tenéis algún problema de coloración o acné en cuello y escote, bajaremos sin agregar más producto a esas zonas.

Por último, y esto ya es otro tema, yo siempre siempre matizo,  con polvos sueltos o compactos, el maquillaje base aunque no parezca muy graso o, como en el caso del maquillaje en crema de Visign, tenga acabado en polvo, porque así te aseguras de que no se moverá ni saldrán brillos.

domingo, 17 de marzo de 2013

Labios sexies, suaves y jugosos.



Hoy os enseño un truco fácil y barato para tener unos labios jugosos y rosados: Antes de maquillarlos, exfólialos pasando un cepillo de dientes húmedo por su superficie. Si aún así los notas resecos, hidrátalos con un bálsamo (tipo Carmex, que a mí me encanta) o mejor, con crema contorno de ojos (los activos humectantes e hidratantes para esa zona tan delicada, darán a tus labios una hidratación perfecta sin sensación de grasa o efecto pegajoso).




¿Una mascarilla perfecta para esa zona? cuando tengas un ratito en casa, aplícate una buena capa de miel sobre los labios y déjala todo el rato que quieras. La miel es super nutritiva. Además, siempre la puedes (o pueden) retirar ¡de un lametazo! ;-)

sábado, 16 de marzo de 2013

Declaro inaugurada: Mi batalla contra la celulitis

Estaba yo pensando, que tengo un poco de morrete. 

Y es que me paso la vida diciéndoos a todos que seáis constantes, que las cremas, los tratamientos y los remedios naturales son efectivos pero requieren constancia.


Y resulta que yo, con el tema de la celulitis, ¡soy la persona más inconstante del mundo! ¡Y no será porque no tenga los tratamientos necesarios en casa! (tengo hasta un aparato profesional de termoestimulación...).


Lo cierto es, que dentro de no tanto, empezaremos a enseñar pierna, y los últimos tratamientos anticonceptivos que tomé, así como mi trabajo, que me hace estar muchísimo tiempo de pie, y el ordenador, sentada, me han pasado factura y ahora mismo estoy viviendo el peor momento, hablando de celulitis. ¡Y ya vale, oiga!

Así que he decidido que voy a ir escribiendo, tanto aquí como en mi página de Facebook (abajo os pongo enlace), sobre mi guerra contra la celulitis. 


Os iré contando qué productos utilizo y qué pasos voy siguiendo.

 Si algo me ha demostrado la experiencia de todos estos años de trabajo en cabina, es que es igual de efectivo el realizar la aplicación correctamente, como la crema en sí. Y el ejercicio, y la nutrición, y los hábitos. Y la constancia, of course...

Así que hoy, doy por inaugurada: MI BATALLA CONTRA LA CELULITIS.





¿Os unís conmigo?







Mi página de Facebook

Imagen by sanamente.com

viernes, 15 de marzo de 2013

Perfiladores: tipos, trucos y, ¿cuáles duran más?


¡Hola a todos!

Hoy, por fin, entramos en materia y os doy un consejito sobre maquillaje. 

Me pregunta una amiga por perfiladores de ojos que aguanten, pero de verdad, las horas. Permanentes, vaya.
Así que os voy a hablar de las diferentes opciones que tenemos.
 Bueno, en primer lugar, siempre duran más las texturas más duras, menos grasas, así que mejor siempre los lápices  y cuanto más duros, mejor. Eso sí, cuanto más duros, más cuesta que pigmenten sobre textura mate, Es decir, mejor utilizarlos sobre la piel aún sin matizar, porque si no, veréis que apenas pintan.

                                                   

Problema: los lápices, por lo general, no quedan tan negros, tan intensos, como las texturas más grasas. En ese caso, podemos decantarnos por los delineadores más cerosos (esos que se van gastando y tú tienes que ir sacando la punta, ¿me explico? tipo rotulador) 




 Los hay de larga duración. El problema radica en lo grasa que tengamos la piel del párpado o del calor que haga, por ejemplo, en ese caso, yo recomiendo siempre matizar el delineador con polvos o sombra de ojos en polvo del mismo tono y, por supuesto, aplicarlo siempre sobre la piel previamente matizada (por ejemplo, habiendo aplicado una base fijadora de ojos, como la que venden en Kiko o habiendo matizado la piel con polvos sueltos o compactos).


 Otra opción tremendamente duradera (yo lo utilizaba muchísimo, aunque es un poco engorrosa si no tienes mucho cuidado a la hora de aplicarlo o no eres muy ducha en la materia) y sobre todo, superintensa a la hora de querer marcar la parte interna del ojo o linea de agua (no se corre apenas), es la del khôl (polvo utilizado por las mujeres árabes),  o la del kajal (barra de khôl utilizada en La India).


                                                              Khòl árabe

                                                              
                                                              Kajal indio
                                 



 Si no las encuentras en su versión auténtica (yo lo compro en tiendas de artesanía, rollo "hippies" o tiendas marroquís), existen mil versiones de marcas comerciales en el mercado (aunque no son iguales que las auténticas, he de decir). En próximos posts, os explicaré cómo utilizarlos más extensamente, aunque lo ideal es aplicarlos con su propio aplicador duro. Es fácil mancharse con el khôl, ya que viene en polvo, así que podemos utilizarlo antes incluso de haber maquillado la piel, para limpiarlo sin cargarnos el resto del maquillaje.


Y la última opción duradera, que viene pisando fuerte: el eyeliner en gel o gel-liner.
Se trata de un botecito de eyeliner compacto que se utiliza con un pincel que viene aparte o has de comprar aparte tú. Se moja el pincelito (mejor que sea biselado y duro) en el gel y se aplica, tanto externamente, como en la linea del agua. 
Queda fenomenal, es más sencillo de aplicar que un eyeliner en rotulador o con aplicador fino y además, dura.


                  Gel liner                                                                                   Pincel biselado






Como os he hablado de diferentes perfiladores de ojos, no voy a dejar de hablaros del eyeliner, aunque lo cierto es que no se ha ganado fama de duradero. 
Existen, básicamente, dos formatos: el que es como un rotulador, con la punta un poquito más gruesa y más fácil de aplicar (no requiere un pulso fantástico) y el líquido, que viene en un botecito alargado con aplicador finito (éste sí requiere un pulso fantástico...). El acabado, si está bien hecho, es precioso, porque tiene una intensidad insuperable, el problema es ese, que requiere bastante maña para que quede bien y además, si entra en contacto con humedad (agua, sudor, lágrimas...) se corre. Así que, para la línea interna del ojo, que está siempre húmeda, no nos sirve.


                                                             Eyeliner rotulador
                                           


                                                             Eyeliner líquido 


Para haceros una idea de cómo utilizar este último o hacer un cateye (perfilado retro), os recomiendo ver mi vídeo: Cateye con Eyeliner líquido, ¡fácil!

De todas maneras, os iré colgando cómo usar cada uno de ellos, para que veáis el efecto que consiguen y el grado de dificultad que conllevan.

Para cualquier dura, ya sabéis, me dejáis un comentario.

Besitos,


Cris.

miércoles, 13 de marzo de 2013

Cómo distinguir, por fin, tu tipo de piel.



¡Hola a todos!


Los que me siguen en mi página de Facebook es posible que ya hayan leído este post, pero lo cierto es, que, para comenzar un blog sobre belleza y cuidados, me parece primordial comenzar ayudándoos a indetificar, por fin, cuál es vuestro tipo de piel.




 Y es que, en todos estos años de carrera, no sabéis la de veces que me he encontrado con gente que aún no tiene claro cómo es su piel ni qué productos son los más aconsejables para ellos. Eso, y por consiguiente, gente que utiliza productos incorrectos e incluso contraproducentes para los problemas propios de su tipo de piel.

Y es que, queridos, os aseguro que,
en una fugaz visita a la consejera de la casa X de los grandes almacenes Y, es prácticamente imposible diagnosticar la piel en tan sólo unos minutos, con la piel maquillada o ya tratada con algún producto (tanto acertado como incorrecto), y es que la piel ha de ser diagnosticada estando limpia y además, tomándonos un buen rato.

Sí es cierto que, a primera vista, descubrimos rasgos propios de cada tipo de piel, pero también es cierto que esos rasgos se pueden producir temporalmente a causa de circunstancias externas como haber tomado el sol, haber sido tratadas, tener algún tipo de sensibilidad temporal, responder a algún momento hormonal concreto, la etapa de tu vida, la edad....etc.

Bueno, voy a comenzar enumerando los tipos de piel que nos encontramos (luego siempre puede existir algún matiz muy concreto): piel normal, piel grasa, piel seca o alípica y piel mixta (estos conceptos se refieren al grado de secreción sebácea que presenta nuestra piel, es decir, a la grasa), además, dentro de esta clasificación, podemos encontrarnos (en cualquier tipo de piel de los nombrados, queridos, no sólo en pieles secas) con pieles sensibles, pieles sensibilizadas (es decir, cuya sensibilidad no es innata, sino que ha sido provocada por algo) pieles asfixiadas y pieles deshidratadas.


Así, os voy a decir, a grandes rasgos, (porque podría estar horas...), cómo, tanto visualmente, como al tacto, podemos distinguir una piel de otra.

-Piel normal: como su nombre indica, no presenta defectos de grasa, sus poros tienen el tamaño correcto, no reacciona ni a los cosméticos ni al maquillaje, y por lo general, no presenta ningún problema.

-Piel grasa: evidentemente, es la que presenta una secreción excesiva de las glándulas sebáceas.
Se distingue por sus poros dilatados, su brillo untuoso, la coloración un tanto amarillenta, un tacto áspero y la presencia de comedones o puntos negros. Además suele sufrir de granitos sueltos, o verdaderos brotes de acné. Al tacto suele ser gruesa y aceitosa.

-Piel seca o alípica: pues eso, es la piel que presenta falta de grasa (que no necesariamente de hidratación, queridos, no es lo mismo la grasa que el agua). Visualmente suele presentar eritrosis (es decir, enrojecimiento) en las mejillas, tirantez, arruguitas muy finas, poros invisibles y pequeños granulitos que se perciben al tacto. Además pueden acabar sufriendo de sensibilidad, ya que el manto hidrolipídico (de grasa y agua) que protege la piel como una barrera natural, está descompensado.

-Piel mixta: como su nombre indica, es la mezcla de una piel grasa y una normal o seca. Se produce por el desequilibrio de las glándulas sebáceas, que según las zonas, segregan grasa en exceso (generalmente en la famosa zona T, (frente, nariz y anexos y barbilla)) o segregan poca o en su medida normal.


Y, como os decía, aparte de estos grandes rasgos, cada uno de estos tipos de piel puede presentar estos problemas:

-Piel sensible: se suele creer que la sensibilidad sólo afecta a las pieles secas, pero no, cualquier piel puede ser sensible, tanto al uso de cosméticos, como a factores externos, como el roce, los cambios bruscos de temperatura, el viento, el sol....Las pieles sensibles se distinguen por su facilidad para enrojecerse, por cómo reaccionan a ciertos estímulos con sensación de calor, picor o escozor y porque suelen acabar presentando pequeños capilares enrojecidos (rosácea o cuperosis).

-Piel sensibilizada: se trata de una piel que, de repente, como respuesta a algún tratamiento tanto externo como interno (por ejemplo, medicamentos), o a algún cambio de hábitos, comienza a presentar reactividad a los cosméticos o molestias e irritación. Es decir, es una piel sensible temporalmente, que, con cuidados específicos, puede volver a la normalidad.

-Pieles asfixiadas: puede ser un problema innato, pero lo normal es que se deba a alguna reacción a un tratamiento externo (por ejemplo un tratamiento con ácidos, dermoabrasión, o al uso de productos demasiado astringentes), o a algún factor interno, como el uso de ciertos medicamentos.
(La quimioterapia o los corticoides, por ejemplo, acaban asfixiando los poros y resecando en exceso la piel, por lo que es imprescindible una hidratación y un cuidado extremos.) Estas pieles se distinguen visualmente por una superficie aparentemente fina, un tacto y apariencia seca, y unas granulaciones blanquecinas gruesas (miliums) que, ya enquistadas, no se vacían al presionar.

-Y, por último, las pieles deshidratadas. Se puede tratar de cual tipo de piel de ls anteriormente nombrados, cuyo aporte de agua, tanto externo (por el uso de cremas hidratantes), como interno (beber agua, comer fruta y verdura...) es insuficiente.
La deshidratación superficial se ve en una piel reseca, con escamas finitas y áspera. Cuando la deshidratación ya es severa, aparecen pliegues entrecruzados (similar a la típica imagen del barro seco en el desierto) y flacidez más o menos acentuada.



Básicamente, estos son los tipos de pieles que existen, pero hay que tener en cuenta que puede haber diferentes matices, tantos como personas, ya que, ni todos nos alimentamos igual, ni nos cuidamos de la misma manera, ni vivimos en climas iguales, ni nuestro modo de vida es el mismo.

A partir de ahora, os iré contando qué cuidados requiere cada tipo de piel en siguientes posts.


Y ahora, ¿tienes claro a qué grupo perteneces? Cuenta, cuenta....

martes, 12 de marzo de 2013

Acerca de Cmg Make Up and Beauty

¡Hola hola!

En mi segunda entrada (por cierto, gracias por las muchas visitas, espero que os haya gustado la idea inicial), quiero hacer una pequeña reflexión sobre lo que quiero que sea este blog.

Yo, como os dije, soy esteticista titulada profesional desde hace diez años. Como esteticista, he trabajado para otros (peluquerías, spas, particulares, centros de belleza...), pero sobre todo, en ese tiempo, he trabajado para mí. Me hice autónoma como un año después de acabar Estética. ¿por qué? Pues básicamente porque a mí me gusta que las cosas se hagan de una manera, soy tremendamente detallista en mi trabajo, y eso no es fácil si trabajas para otros. Por supuesto influyó el tema económico, ya que el trabajo de técnico en estética es uno de los peores pagados que existe en España (como la peluquería, por ejemplo), siendo trabajos físicos increíblemente agotadores (la mayoría de esteticistas y peluqueras acaban padeciendo a tempranas edades tendinitis, artrosis y otras enfermedades musculares, de tendones u óseas). Como es lógico, al trabajar para ti misma, lo que ganas es tuyo 100%. Ale, ya he hecho mi reivindicación, sigo con el tema...jeje
Adoro esta carrera desde el minuto cero de entrar en la academia. No, de hecho, desde que tengo uso de razón. Siempre me llamó la atención esto de los cuidados personales, los mimitos a uno mismo y esas cosas. Y todo esto viene a que este foro lo quiero llevar desde dos perspectivas: la profesional (no hablo de lo que no entiendo, pero de lo que sé, hablo con pasión) y la de una chica normal que se cuida lo normal, dentro de sus recursos y posibilidades.

En todos estos años he trabajado con mil marcas (Anubis, Selvert, Thalgo, Germaine de Capuccini, Lendan, Alqvimia, CV, Klapp, Massada, Jorge de la Garza, Make up Studio, Visign, Starlight, Thuya....etc), casi todas fantásticas, pero como en todo (soy igual con la ropa y con casi todo) no soy una chica de marcas. Y es que tanto en el ámbito profesional como en el personal, me he dado cuenta de que no necesariamente lo caro es bueno y lo barato malo. Cada producto es un mundo, y puedes encontrar un producto de marca blanca de supermercado sensacional y uno de marca de alta gama que no cumple sus expectativas. Y también me he dado cuenta de que, al igual como en todo, tengo que probar las cosas en persona. Y tras probarlas, os daré mi opinión tanto personal como profesional, por si puede ayudaros.

Como asidua seguidora de mil blogs, he ido encontrando ideas que me encantan e iré imitando como por ejemplo mis nuevas adquisiciones, lo que nunca volveré a comprar, los productos que he acabado, cómo realizar técnicas de maquillaje concretas, mis truquitos para hacer X manicura, lo poco que sé sobre peluquería, algún pequeño toque sobre moda y esas cositas. También iré contándoos qué productos son mis imprescindibles en el hogar, mis remedios naturales o mi guerra personal contra la celulitis, con los productos que vaya utilizando, el resultado que den, y todo el proceso de mi ardua batalla con mi archienemiga...

También deciros que he creado un canal de Youtube y que, en cuanto aprenda a editar videos y todo eso (prefiero no hacerlo a hacerlo mal, soy tremendamente perfecccionista), os iré colgando mis tutoriales y mis cosas, ya que creo totalmente en eso de que una imagen vale más que mil palabras.

Y por supuesto, quiero que este sea un blog en el que participéis vosotros también, como ya dije ayer, donde me podáis preguntar dudas, dar sugerencias, hacer críticas (sed buenos, porfiiii)
y todo lo que necesitéis decir.

Y nada, que ya veréis que soy dada a enrollarme, pero es que esta es otra de mis pasiones, escribir.

Un besito y, otra vez, ¡Gracias!!

Cris

lunes, 11 de marzo de 2013

¡Bienvenidos a mi nuevo blog!

¡Hola a todos!

Soy Cristina, maquilladora, caracterizadora y esteticista profesional freelance, con diez años de experiencia en el mundillo.
Puede que me conozcáis por mi página de Facebook: Cmg maquillaje y belleza, en la que, desde hace unos meses, comparto con todos vosotros mis trabajos de maquillaje, los maquillajes que más me gustan de la red, mis truquitos sobre manicura, cuidado de la piel, y sobre belleza en general,  nutrición sana y alguna que otra cosilla relacionada con la belleza.

Como no todos mis amigos tienen cuenta en las redes sociales, se me ocurrió crear este blog para poder llegar a más gente.

Como imaginaréis, me apasiona todo lo relacionado con la belleza en general. 

Cuando era pequeñita y mis padres me daban alguna propina, lo único que quería era comprarme pinturetas (mientras mis amigas se compraban golosinas). Con los años, estudié una de las carreras más bonitas y que más tratan el tema de lo bello y lo estético, La Historia del Arte, que me enseñó a conocer y apreciar los cánones de belleza que han existido desde que el hombre es hombre. Y bueno, con el tiempo me di cuenta de que lo que más me gustaba hacer era sacar lo bonito de las personas, tanto por medio de algo tan efímero como el maquillaje, como por medio de cuidados, tanto internos como externos que yo les podía recomendar.

Y así nace este blog, con la idea de, por medio de trucos prácticos, enseñaros a sacar más partido de vosotros mismos, sin necesidad de gastar muchísimo dinero ni perder mucho tiempo.

Por supuesto, estaré encantada de que hagáis sugerencias sobre temas a tratar, o de que me pidáis ayuda sobre algún tema que os preocupe u os explique cómo haceros ese maquillaje que os encanta pero que no sabéis realizar.

Así que, espero que os guste y disfrutéis con esto tanto como yo.

¡Muchísimas gracias por estar ahí!

Con todo mi cariño,


Cristina.